54 11 6 603 6768 info@azetuviaje.com.ar

Cualquiera sea el oficio o profesión de un viajero, cuando se hace turismo, cada uno lo vive a su manera y disfruta a su parecer eligiendo hacer lo que más le guste. Pero cuando el turista es un fotógrafo profesional, seguro que hay una percepción particular, en referencia a la visualización del paisaje.
Así el caso de Daniel Maquez, que viajó a Azerbaiyán y nos comparte algunas impresiones de su experiencia.
Daniel a recorrido decenas de países, ha realizado viajes a diferentes expediciones y safaris, pero cuenta que “todo en Bakú fue maravilloso, desde que aterricé, no deje de asombrarme de todo lo que veía paso a paso. Así que esto lo he vivido de manera especial”.
Como viajero, Daniel cuenta que “la barrera del idioma no fue un obstáculo, ya que la gente se hace entender muy bien; la mayoría habla inglés y la infraestructura para un turista está muy bien desarrollada para desenvolverse con tranquilidad en la capital Bakú”.

Y como lo ocurre a muchos, antes de visitar Azerbaiyán uno revisa información previa y busca imaginarse algo de lo que podrá luego descubrir, pero el fotógrafo Daniel Maquez ha observado también otros detalles …”la organización del país fue lo que más me impactó, todo funciona a la perfección; es un país rico no solo por el petróleo y el gas, sino por la calidad de la gente que lo habita, se evidencia el nivel cultural». Habiendo apreciado como se desarrolla la vida de los residentes locales en Bakú, Daniel concluye que “los azerbaiyanos se nota que saben vivir bien, se esfuerzan porque todo esté prolijo; son gentiles, amables, educados, señal de cómo es el ánimo de la gente porque además todos se visten muy bien”.

 

Otro punto que llamó la atención de este viajero argentino es notar que “no hay prácticamente inseguridad, y las familias disfrutan de los lugares públicos hasta cualquier hora sin miedo alguno”.
Cuando se viaja a Azerbaiyán se aprende, y cada viajero eleva su nivel de conocimiento sobre historia y cultural. Daniel reflexiona que se aprecia en muchos aspectos de la vida cotidiana el legado cultural, que contrasta con el progreso, siendo que Azerbaiyán desde su independencia no dejan de crecer y desarrollarse, son muchos los puntos turísticos y los sitios históricos para no dejar de conocerlos. Con respecto a la arquitectura conviven perfectamente lo antiguo y lo moderno bajo un equilibrio dinámico donde el comercio es parte del paisaje.

Y yendo a las recomendaciones, nuestro amigo Daniel confiesa que “el lugar que más me gusto es la torre giratoria de 50 pisos de altura donde funciona un restaurante con comidas típicas y una vista de la ciudad imponente”.
Por otra parte “el arte culinario no deja de sorprender, además de su sabor tan diferente a los nuestros en América Latina, los platos típicos son muy nutritivos. Infaltable el té, a toda hora e incluso como excusa para relacionarse.
Y finalmente Daniel nos transmite una reflexión, seguro que a muchos les ocurre cuando visitan un destino realmente maravilloso … “me quede con sabor a poco por una semana de estadía, quisiera volver a conocer el Caucaso. Me quedó pendiente conocer muchos sitios, como los hoteles con baño de petróleo, que será una asignatura pendiente”.

Daniel Maquez es fotógrafo profesional de y viajó a Azerbaiyán para cubrir la Fórmula 1. Más fotos en: https://www.facebook.com/pg/Aze-Tu-Viaje-221351985302886/photos/?tab=album&album_id=475114549926627